DONA por las mujeres libres de violencia

Regala el poema

En InspirAction trabajamos para asegurar la justicia de género en 50 países de África, Asia y América. No podemos hacerlo sin tu ayuda. Por eso te proponemos que nos apoyes haciéndole un regalo a alguien especial…

No soy débil
mis manos y mis piernas y mi corazón
también empujan y remueven el mundo.
Trabajo, pienso y creo,
sueño, revoluciono y me comparto.
No pertenezco a nadie
porque mis pies se plantan con justicia
en idéntica tierra que los tuyos.

Soy libre,
mi voz retumba
con la mitad de las gargantas de la Tierra
a través del espacio y de los tiempos.
Canta con las matriarcas ancestrales,
levanta con su pulso el aullido del Sur,
se hace vanguardia y se amplifica
con la suma de gritos de
aquellas que han sido silenciadas.

Así que tú, hombre, compañero,
si quieres de verdad, andar conmigo,
que tus manos no se alcen en muros
ni tus palabras sean aguijones,
que ser valiente también es entender
que el mundo puede ser de otra manera
cuando me reconozcas como igual.
Que ser valiente es escuchar, es escucharme,
desmantelar tus privilegios
y hacerlos nuestros, como un colchón común.
Habla de tú a tú conmigo,
no secuestres mi voz
ni me marques el paso en la lucha,
mucho mejor es compartir trinchera.

Porque tan sólo si acompasas tus pasos a los míos,
si me tomas la mano
o te acercas, compañero, a mi hombro,
si te interesa lo que hablo, lo que canto y recito;
si respetas mi sueño, mis vestidos, mi cama y a mis hijas,
si mi salario es justo y mi alegría es tuya.
Si bailamos y, luego, me marcho libremente,
si no me exiges nada,
ni me enseñas los dientes por las noches,
si no he de cuidarme porque nadie me acecha...
Sólo si soy tratada con justicia
sabré que no me tienes miedo
porque no me lo causas.

Un poema de Inma Luna y Miguel Ángel Vázquez

O simplemente envía el poema gratis

Envia el poema

Lo que ya hemos hecho

Este sitio utiliza cookies propias para ofrecer una mejor experiencia en el servicio. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.